El zirconio en la odontología protésica

En los últimos años se ha popularizado en el sector odontológico el uso de sistemas computerizados y mecanizados principalmente y originariamente para fresar zirconio, el concepto no es nuevo, ya en los años setenta (Dr. Mclean) introdujo la idea  de producir coronas  y   pónticos utilizando alúmina altamente sinterizada. El primer sistema aparecido en el mercado para la producción de inlays cerámicas fue el Cerec. (Sirona .1987). El sistema en sus primeras versiones, tenia un instrumento para escanear y una pieza de fresado que tallaba un cilindro de cerámica ya expuesto a procesos de calor.  Los gap marginales presentes se compensaban con las resinas compuestas usadas para cementar.

En general estas tecnologías aunque posibles, no obtuvieron una buena difusión debido a los costos elevados de inversión en formación, tecnología y tiempos de producción. Gracias a la disponibilidad de sistemas de detección, de elaboración de gráficas computerizadas y de robotización simple y experimentada, ha sido posible un éxito real de la tecnología que se demuestra por precisión, biocompatibilidad y estética; además los tiempos  y calidad de la producción son comparables o superiores con la técnica dental tradicional.

Muchos  sistemas CAD/ CAM (diseño y producción asistido por ordenador) pueden trabajar hoy en día desde abutments para implantes y estructuras para puentes tocando diferentes tipos de materiales con resultados satisfactorios. El zirconio parcialmente estabilizado con itrio, es el menos frágil con respecto a otras cerámicas como la  alúmina o las cerámicas vítreas.

Características mecánicas y químicas

El óxido de zirconio presenta características mecánicas interesantes en particular el comportamiento a la flexión, que es intermedio entre las cerámicas aluminosas y los metales. Por este motivo resulta adecuado para la realización de pernos interradiculares, de brackets y por supuesto estructuras para pónticos. Sus características se evidencian también en algunas aplicaciones bastante inusuales, se han reportado trabajos clínicos positivos de Maryland realizados con una  sola aleta retentiva en ZrO2 en la sustitución de incisivos inferiores y después de dos años de seguimiento clínico, demostrándose compatible con la técnica de cementación adhesiva y altamente resistente a las fuerzas de flexión y corte en el caso del cantiléver.

El zirconio presenta, además, propiedades interesantes con respecto a la estabilidad química, puesto a prueba para cuantificar la liberación de iones en los fluidos biológicos, se observa después de 320 días de permanencia en solución de NaOH o de ácidos como HCI o H2SO4, resulta que la liberación resulta 5000 veces inferior al estándar mínimo considerado por las restauraciones de oro cerámica.

Tipos de zirconio

Existen numerosos materiales cerámicos que contienen óxido de zirconio, pero sólo tres están disponibles en el mercado odontológico: El zirconio tetragonal policristalino estabilizado con itrio (Y- TZP), el zirconio reforzado con alúmina  y el estabilizado parcialmente con magnesio. Estos materiales presentan diversas características en términos de comportamiento mecánico, estabilidad de forma y facilidad de trabajo. La construcción de las cofias y de las subestructuras se produce para muchos sistemas con la siguiente modalidad:

  • Preparación del pilar.
  • Detección del registro.
  • Fabricación del modelo maestro.
  • Escáner del pilar o del encerado.
  • Diseño y realización en computación gráfica de la cofia o del póntico cuyos datos de software se transmitirán a un sistema electromecánico asistido por ordenador que producirá el corte de un bloque de material , el cual según el sistema tomado durante el examen, será fabricado a partir de un bloque de zirconio semisinterizado en polvo comprimido.

Algunas tecnologías proporcionan fabricacion de una estructura directamente sinterizada sobre una réplica obtenida con técnica CAM. El sistema tranmite los datos para la realización de la estructura que proporciona la deposición directa y controlada de polvo de zirconio sobre el pilar  y por tanto el sinterizado. Las subestructuras realizadas seran posteriormente completadas con las tecnologías tradicionales de cerámica o con técnicas de compresion usando siempre cerámicas indicadas, cuyas técnicas tengan en cuenta la expansion térmica del zirconio.